Serenity (2019)

Serenity-posterCuando escribí sobre la película danesa Den Skyldige (The Guilty; 2018) me acordé de Locke (2013), una cinta dirigida por Steven Knight que se caracteriza por su modestia narrativa. Ambientada de manera exclusiva en el interior de un vehículo conducido por su protagonista, quien interactúa con los demás personajes solo a través de su teléfono, se trata de una obra que despoja al relato de cualquier elemento prescindible y crea de forma inesperada un resultado que no solo es interesante en términos de historia, sino que además resuena emocionalmente. Es el tipo de trabajo que le permite a un cineasta ser notado y generar expectativas acerca de su próximo trabajo, lo que en el caso de Knight -cuya carrera ha estado más ligada solo a la escritura de guiones para televisión y cine, y no tanto a la dirección- se tradujo en el largometraje Serenity (Obsesión).

Sigue leyendo

Locke (2013)

locke_posterLocke es un verdadero ejemplo de minimalismo y modestia. La película, que fue filmada en solo dos semanas, transcurre dentro de un automóvil conducido por el protagonista, Ivan Locke (Tom Hardy), quien mientras maneja por una carretera va hablando con otros personajes a través de su teléfono. Al resto de los personajes solo los conocemos por sus voces, ya que Ivan es el único que aparece en pantalla.

Sigue leyendo