Baby Driver (2017)

Baby_Driver-posterEl cine es, por definición, movimiento. Está ahí, en su propio nombre. Asociada a esa idea está la noción de ritmo, que combina elementos como la velocidad, frecuencia y orden de los acontecimientos. Todo esto es entendido muy bien por Baby Driver (Baby: El aprendiz del crimen), la nueva película del director británico Edgar Wright, cuya historia está íntimamente ligada a la idea de movimiento, ya que su protagonista es reconocido por su habilidad como conductor, ayudando a ladrones a escapar de la policía luego de cometer sus robos. El dinamismo de las situaciones narradas es replicado también por el estilo ocupado, lo que le otorga una fluidez y chispa importantes al relato.

Sigue leyendo

Anuncios

Suicide Squad (2016)

Suicide_Squad-posterCon la presencia hegemónica que han tenido las películas de superhéroes en el cine comercial durante los últimos años, existe el inevitable riesgo de caer en una fatiga de contenido, ya que a medida que aumenta el número de cintas sobre el mismo tema también aumentan los lugares comunes y los clichés. Por eso, es necesario que el género sea capaz de evolucionar, para que a través de la innovación se estrenen obras que llamen la atención de los espectadores. Esto es especialmente necesario en el caso del universo cinematográfico de DC/Warner, que pese a tener solo un par de películas a la fecha, ya han comenzado a ser criticadas por el enfoque excesivamente serio que utilizan. Por eso el anuncio de un título como Suicide Squad (Escuadrón suicida) prometía tanto, ya que parecía desmarcarse de esa tendencia, apelando a algo diferente.

Sigue leyendo

Fury (2014)

Fury_posterEn Estados Unidos, la Segunda Guerra Mundial ha sido apodada “la guerra buena”, para distinguirla de guerras como la de Vietnam o Irak. A diferencia de esos sucesos, donde los ideales de los combatientes norteamericanos eran más ambiguos y las victorias menos notorias, la Segunda Guerra tenía a la Alemania Nazi como el enemigo perfecto. El hecho de enfrentarse a un país que había cometido las atrocidades de la nación liderada por Adolf Hitler, convirtieron la participación de Estados Unidos en una gesta que es vista como algo heroico y noble. De hecho, con el pasar de las décadas la maquinaria propagandística hizo que el país norteamericano fuese visto como el principal responsable de la victoria aliada en la guerra, pese a la importante –y más trascendente- labor de la Unión Soviética.

Sigue leyendo