Bad Times at the El Royale (2018)

Bad_Times_at_the_El_Royale-posterEl director Drew Goddard sabe que si se va a ambientar una película casi exclusivamente en un solo lugar, ese espacio debe ser dotado de una cierta personalidad para evitar la monotonía y repetición a lo largo del metraje. Así como ocurría con los hoteles de Psycho (1960) y The Shining (1980), el de Bad Times at the El Royale también presenta algunos rasgos distintivos que lo convierten en algo más que un simple telón de fondo para lo que ocurre en la pantalla. Una de las estrategias utilizadas para lograr esto es recurrir al misterio, revelando que el lugar donde transcurre la historia esconde más de lo que muestra a simple vista, algo que Goddard ya había ocupado en su anterior largometraje, The Cabin in the Woods (2012).

Sigue leyendo

Anuncios

Widows (2018)

Widows-posterLa premisa de Widows (Viudas) deja de manifiesto la conexión que tiene con el subgénero de las películas de atracos. Lo atractivo de la cinta es que, si bien pertenece a ese grupo de historias, desarrolla el relato de una manera especial, entregando algo mucho más llamativo que simplemente un grupo de personajes que planea y ejecuta un robo. La manera en que aborda este tipo de obras no consiste en subestimarlas, como si se tratase de una deconstrucción que está tan interesada en diseccionar las convenciones y lugares comunes del subgénero que el foco de atención lo apunta a ella misma, sino que demuestra un claro respeto por las reglas del cine de género, al que le otorga una interesante dimensión adicional.

Sigue leyendo

Hold the Dark (2018)

Hold_the_Dark-posterEn Hold the Dark, así como en los dos largometrajes previos del director Jeremy Saulnier, la historia transcurre en un entorno donde el estado de derecho es una noción lejana, que no tiene eficacia práctica. Los personajes prefieren solucionar sus conflictos con sus propias manos, lo que deriva en explosiones repentinas y brutales de violencia. Mientras en Blue Ruin (2013) y Green Room (2015) la presencia de la policía es limitada o nula, en esta nueva cinta uno de los personajes principales pertenece a dicha institución, pero eso no impide que las situaciones aún así se salgan de control y los uniformados sean incapaces de detenerla. En vez de que su participación en la trama funcione como una manera de desincentivar el caos, viene a reforzar la idea de su propia intrascendencia.

Sigue leyendo

Searching (2018)

Searching-posterEl enorme desarrollo de las tecnologías digitales ha cambiado la manera en que funciona nuestro mundo, fenómeno que tarde o temprano también debía ser abordado por el arte, incluido el cine. Si bien durante los años 80 y 90 la manera en que las películas representaban este tipo de herramientas y entornos era estrafalaria, a través de visualizaciones que hacían referencia a ideas como la realidad virtual, con el transcurso del tiempo y a medida que pasaron a formar parte de la vida cotidiana de las personas, las cintas pudieron hacer alusiones más aterrizadas a este tipo de tecnologías. Ya no era necesario transformar el uso de un computador en algo aparatoso, sino que se podían ocupar las interfaces que nosotros mismos utilizamos en el día a día.

Sigue leyendo

Calibre (2018)

Calibre-posterLas diferencias entre el campo y la ciudad han sido utilizadas por varias historias para posicionar a sus protagonistas en un contexto inusual y hasta peligroso. Para el caso de los relatos donde se narra la llegada de un personaje a la ciudad, el énfasis está en la supuesta capacidad corrompedora de dicho lugar, exponiendo al visitante a peligros que no conocía, mientras que en las obras donde la acción se traslada a zonas rurales los personajes se ven expuestos a comunidades herméticas cuyas verdaderas intenciones no son del todo claras, y que parecen esconder oscuros secretos. El punto de partida de Calibre, ganadora del premio a la mejor película británica en el Festival de Cine de Edimburgo, se basa en esa segunda dinámica.

Sigue leyendo

A Quiet Place (2018)

A_Quiet_Place-posterPor lo general, cuando los actores deciden asumir la labor de director, sus primeras películas se centran en aquello que conocen mejor, potenciando las interpretaciones de su elenco y creando historias donde el estilo utilizado es más transparente, incluso imperceptible, para no llamar demasiado la atención. En el caso de John Krasinski, esto también ocurrió en mayor o menor medida con sus dos primeros largometrajes, pero con el estreno de su tercera cinta, A Quiet Place (Un lugar en silencio), da un paso inesperado y osado. Adentrándose de lleno en el cine de género, específicamente el thriller y el terror, que exigen un buen manejo del lenguaje cinematográfico y sus elementos técnicos para funcionar bien, el resultado demuestra una sorprendente calidad.

Sigue leyendo

Wind River (2017)

Wind_River-posterTras una incursión poco destacada en el mundo de la actuación, Taylor Sheridan decidió diversificar su carrera y comenzó a escribir guiones. Los primeros tres proyectos que completó fueron Sicario (2015), que narra la turbia guerra contra las drogas, Hell or High Water (2016), una historia sobre ladrones de bancos de Texas, y Wind River (Viento salvaje), que gira en torno a la investigación de un asesinato ocurrido en una reserva indígena. A diferencia de las dos primeras películas, que fueron dirigidas por otras personas -Denis Villeneuve y David Mackenzie, respectivamente-, Sheridan no se sentía seguro de confiar la realización del tercer guion a alguien más. Existía una conexión personal con la historia, que presentaba unos elementos culturales bastante particulares, así que decidió él mismo asumir la dirección para que la cinta fuese lo más fiel posible a su visión.

Sigue leyendo