Spider-Man: Homecoming (2017)

Spider-Man_Homecoming-posterEn quince años, Spider-Man ha protagonizado seis películas y ha sido interpretado por tres actores diferentes. De forma similar a la popularidad que tiene Batman dentro de la editorial DC, algo que le ha permitido protagonizar múltiples versiones cinematográficas durante las últimas décadas, en el caso de Marvel ha sido este personaje quien ha regresado en más de una ocasión para aprovechar el afecto que despierta entre el público. En una época donde los reinicios y remakes son cada vez más habituales, no debió pasar mucho tiempo para que viéramos una nueva encarnación del superhéroe tras la tibia respuesta comercial y de crítica que logró The Amazing Spider-Man 2 (2014).

Sigue leyendo

Dope (2015)

Dope_posterEn una escena de la película Dope, el protagonista es comparado con Marty McFly de Back to the Future (1985), y hay algo de verdad en ese apodo. Aunque la historia está ambientada en la actualidad, el personaje principal parece un viajero del tiempo, salido directamente de un episodio de la serie The Fresh Prince of Bel-Air. Malcolm (Shameik Moore) es un joven que demuestra un fuerte amor por la cultura popular de los años 90, desde la ropa y los peinados, hasta su música, especialmente el rap de esa época. La decisión de darle esta característica al personaje no solo busca despertar un sentimiento de nostalgia en algunos espectadores, ni de hacerlo más llamativo, sino que refleja además uno de los temas que explora la cinta, que consiste en encontrar nuestro lugar en el mundo.

Sigue leyendo

The Grand Budapest Hotel (2014)

ImageLos fanáticos de Wes Anderson adoran su estilo inconfundible: la gran atención en los detalles, la paleta de colores con una predominancia de tonos amarillos, los objetos y la estética vintage que pueblan sus escenas, los movimientos de cámara (travellings laterales, tomas panorámicas), el diálogo ágil y situaciones rápidas, el uso de maquetas y stop motion, la aparición de actores recurrentes (Bill Murray, Jason Schwartzman, Owen Wilson), la composición de sus planos (con una afición por la simetría). En resumen, el mundo que ha ido creando a lo largo de los años. Es tal la correlación entre estos elementos y Anderson, que sus detractores se basan en las mismas razones para atacar sus trabajos. Según ellos, el cineasta texano se preocupa tanto en cómo se ven sus películas que descuida el resto de los componentes.

Sigue leyendo