VidAngel: ¿Filtro parental o censura?

Navegando por internet uno se encuentra con videos como éste. Se trata de un comercial donde se representa de manera gráfica el impacto que tienen los insultos (o “palabrotas”, “garabatos”) dichos en las películas sobre las personas que los escuchan. Es una imagen bastante elocuente: Una familia estereotípica, vestida de blanco, se sienta en el living de su casa para ver películas, y ante cada insulto dicho por algún personaje en la pantalla, reciben una bala de pintura sobre su ropa. El video hace un contraste entre una película clásica como Gone with the Wind (1939) y su famosa frase “frankly my dear, I don’t give a damn”, con la cinta The Wolf of Wall Street (2013) de Martin Scorsese, que tiene un verdadero récord de “malas palabras”.

Sigue leyendo

Anuncios