The Disaster Artist (2017)

The_Disaster_Artist-posterMientras la mayoría de las películas malas produce rechazo, existe un selecto grupo dentro de ellas que  provocan una fascinación hipnótica. La impresión inicial que surge al verlas, producto de una sorprendente baja calidad, da paso al deseo por saber más sobre la obra, a una especie de obsesión. Eso es precisamente lo que ocurre con The Room (2003), la que alguna vez fue denominada “la Citizen Kane de las películas malas”, y que con el pasar del tiempo se transformó en una película de culto. Aunque su estreno en cines fue desastroso en términos comerciales, la película fue adquiriendo mayor popularidad gracias a un efectivo boca a boca, llamando incluso la atención de los actores James Franco y Seth Rogen, quienes decidieron hacer la cinta The Disaster Artist (The Disaster Artist: Obra maestra), sobre la filmación de ese particular proyecto.

Sigue leyendo

Everybody Wants Some!! (2016)

everybody_wants_some-posterLa anterior película Richard Linklater, la celebrada Boyhood (2014), sigue a su protagonista durante la mayor parte de su infancia, terminando cuando el joven entra a la universidad. En Everybody Wants Some!!, su nuevo trabajo, el director hace una especie de continuación de aquel viaje, pese a que se trata de otro personaje y está ambientada tres décadas antes. Puede que en términos concretos ambas cintas no tengan muchas similitudes, debido a las épocas en la que transcurren y a las circunstancias específicas que las rodean, pero en su espíritu existe un vínculo que las une y permite relacionarlas entre sí. Si en la anterior obra veíamos la transición de la niñez a la adultez, en esta somos testigos de los primeros pasos de independencia de su protagonista, de una persona que comienza a crear sus propias reglas.

Sigue leyendo

Vampire Academy (2014)

vampire-academy-posterTras el éxito económico de franquicias como Harry Potter y Twilight, los estudios de cine comenzaron a trabajar en la siguiente saga cinematográfica que llamara la atención de los adolescentes. Los requisitos son que la saga esté basada en una serie de novelas juveniles, para poder hacer más de una película; que dicha saga haya sido un éxito de ventas, para que los fanáticos de los libros vayan a ver las películas; que las historias incluyan romance y exploren otros temas que le interesen a los adolescentes; que estén ambientados en mundos llenos de posibilidades. De los intentos que han surgido para replicar el éxito de aquellas cintas, Vampire Academy (Academia de vampiros) no solo es la que sufrió el tropiezo más fuerte en la taquilla, sino que además en términos de calidad se trata de una de las películas más mediocres de este grupo.

Sigue leyendo