Midsommar (2019)

Midsommar-posterEl largometraje debut de Ari Aster, Hereditary (2018), llamó la atención no solo por su buena calidad, sino también por la seguridad que demostraba el director con el manejo del lenguaje cinematográfico y las decisiones artísticas que tomó durante su producción. La obra pertenece al género del cine de terror, pero en vez de recurrir a sustos concretos, a impactos pasajeros, utilizaba una fuerte atmósfera que extendía la tensión a lo largo del metraje, creando algo que se alejaba del tipo de historias al que nos tiene acostumbrado el cine comercial. Con su segunda película, Midsommar (Midsommar: El terror no espera a la noche), estrenada solo un año después, sus intentos por crear algo distintivo, que funcione por sus propias reglas, van incluso más allá.

Sigue leyendo

Gräns (2018)

Grans_posterLa primera novela del escritor sueco John Ajvide Lindqvist, Déjame entrar, obtuvo tal nivel de éxito que llegó a ser adaptada dos veces al cine, primero en 2008 por el también sueco Tomas Alfredson y luego en 2010 por el director estadounidense Matt Reeves. La historia, que gira en torno al mito de los vampiros, ubica esos elementos sobrenaturales dentro de una atmósfera más realista, integrando ambas dimensiones de una manera efectiva, sin que se produzca un contraste demasiado marcado entre ambas. Esa estrategia también es ocupada por el autor en su cuento Border, publicado en la colección Let the Old Dreams Die, que sirvió como base para la película Gräns (Border), en la cual Lindqvist también contribuyó a su guion.

Sigue leyendo

En duva satt på en gren och funderade på tillvaron (2014)

En-duva-satt-på-en-gren_posterCon un título como el que tiene, la película sueca En duva satt på en gren och funderade på tillvaron (A Pigeon Sat on a Branch Reflecting on Existence; Una paloma se sentó en una rama a reflexionar sobre la existencia) puede intimidar a más de alguna persona. Por lo menos así me ocurrió cuando supe de ella por primera vez, ya que me imaginé que podría ser una cinta demasiado pretenciosa e intelectual para mi gusto. Lo que me convenció de verla fueron los buenos comentarios que recibió por parte de la crítica, así como el León Dorado que ganó en el Festival de Venecia, pero esas son simplemente las razones que me llevaron a ella. Lo que realmente me conquistó fue que pese a lidiar con temas complejos, lo hace de una manera que resulta cautivante y efectiva.

Sigue leyendo

Kung Fury (2015)

Kung_Fury_posterPara que una película alcance la esquiva categoría “tan mala que es buena”, no basta que tenga actuaciones malas, un guión ridículo o efectos especiales de baja calidad. Más importante que estos elementos es la intención que está detrás de la obra. Cintas como Plan 9 from Outer Space (1959), Troll 2 (1990), Takilleitor (1996) y The Room (2003) se han convertido en verdaderos clásicos debido a que las personas que participaron en ellas creían que estaban haciendo algo de buena calidad. Es esta ingenuidad, combinado con lo deplorable del resultado, lo que genera una profunda fascinación en el espectador, quien además se entretiene intentando adivinar qué los llevó a tomar ese tipo de decisiones.

Sigue leyendo

Turist (2014)

turist-posterEn el centro de esquí donde está ambientada esta historia se emplea un sistema de bombas de ruido para mantener controladas las avalanchas. A través de este mecanismo, se crean unas avalanchas artificiales que evitan que la nieve se acumule en la cima de las montañas, evitando de esta manera el riesgo de avalanchas de mayor tamaño que ocurran cuando nadie las espera. Una estrategia como esa, basada en liberar la tensión de a poco para evitar una explosión catastrófica debido a la presión acumulada, no solo puede aplicarse a los fenómenos de la naturaleza, sino también a las emociones humanas. Y así lo entiende la cinta Turist (Force majeure; Fuerza mayor), del director sueco Ruben Östlund.

Sigue leyendo

Vi är bäst! (2013)

Vi ar bast! posterLa película sueca Vi är bäst! (We Are the Best!) constituye el reflejo de un determinado tiempo y lugar, específicamente la ciudad de Estocolmo durante 1982. En ella vemos a dos adolescentes de 13 años de edad, Bobo (Mira Barkhammar) y Klara (Mira Grosin), quienes han adoptado el punk como su nueva identidad. Las jóvenes resaltan entre los demás alumnos del colegio por su ropa y peinados, y pese a su corta edad están interesadas por temas como la hambruna que existe en el mundo o la desigualdad social.

Sigue leyendo